Constanza Moreira en “Entrevista Con…”: “la política se ha estupidizado”

Transmitir en el papel una charla de más de 40 minutos con la senadora Constanza Moreira (Casa Grande-FA), no es tarea sencilla, ya que su doble condición de politóloga y activa dirigente política, la coloca en una situación tal que le permite analizar la escena política de forma global. La charla titulada “Entrevista con…”, puede ser presenciada en el canal de Youtube de La Semana, llamado “lasemana uruguay”, pero en esta sección de nuestro sitio web, trataremos de hacer una síntesis de lo dialogado.

La senadora Constanza Moreira cumplió una nutrida agenda de actividades en el departamento de San José en el marco de la campaña electoral hacia las internas del 30 de junio, instancia en la cual su sector respalda al precandidato Daniel Martínez en las primarias frenteamplistas. La gira, comenzó en la redacción de La Semana el viernes 10 a las 10 y 30 de la mañana y luego de visitar Canal 8, se entrevistó con la cooperativa de ladrilleros ecológicos, se reunió con militantes del FA en el céntrico comité Vinelli, con la directora de la Escuela Técnica María Fernanda Umpiérrez, con mujeres rurales, para después trasladarse a San José de Mayo, donde la agenda siguió.

El encuentro para el canal de Youtube, comenzó con la consulta respecto a si considera que ha habido avances en materia de participación de la mujer en política desde la pasada elección al presente.

MUJERES | Constanza Moreira dijo que “el balance de la participación de mujeres en política, es muy positivo y quizás no se traduce en el número de precandidaturas femeninas. Podemos decir que no hay grandes cambios respecto a hace cinco años en eso, sin embargo hay un cambio sustancial que se produjo básicamente por las marchas del 8 de marzo, donde las mujeres consiguieron demostrar la fuerza de movilización que tienen y fueron las que permitieron la aprobación de la ley de violencia de género, contra el femicidio; las mujeres testearon su fuerza en estos años en todo el planeta y en Uruguay también. Sin eso la presencia de precandidatas mujeres hubieran sido vistas no como algo natural, sino como me veían a mí en la elección pasada, algo excepcional, extraño”.

Dijo que la fórmula del Frente Amplio será paritaria y consideró que en el Partido Colorado tiene una tasa de participación femenina mejor que la del Partido Nacional donde “la tasa de representación femenina es bajísima, Mientras que el FA fue haciendo un camino esforzado para tratar de entender que las mujeres tienen que tener una mayor participación, el PN no lo ha hecho” y por eso consideró que “si el gobierno es del PN, una parte de estos logros, van a quedar por el camino”.

Respecto a si su sector, Casa Grande, es feminista, dijo que sí que “es superfeminista. El feminismo es una interpretación de la vida, de la estructura social, que entiende que hay desequilibrios estructurales entre hombres y mujeres en el acceso a los bienes y oportunidades de la vida y al mismo tiempo es un movimiento político. Yo creo que la interpretación del mundo de todos los casagrandistas es feministas, pero no necesariamente todos son parte del movimiento político feminista, porque también hay muchos feminismos”.

 

ENCUESTAS | Consultada sobre su evaluación de los resultados dispares que brindan las encuestas dijo que “en mi real saber y entender el FA está entre seis y ocho puntos por debajo de lo que estaba hace cinco años, pero ha venido creciendo como resultado de la definición de las candidaturas y luego de la interna va a consolidar más el voto”.

“Los indecisos siempre fueron más de derecha que de izquierda, o menos comprometido con la política, entonces hoy en día decir que todos los indecisos son votos del FA desencantados, sería como cambiar todo el paradigma sobre cómo funciona el tema de la indecisión en Uruguay. El FA debería estar entre 42 y 48% de votos en octubre -es difícil que obtenga mayoría parlamentaria-, y con más del 44% la pelea bien la elección”, opinó.

A grandes rasgos, considera que “el FA seguirá siendo el partido político más grande del Uruguay, el PN resiste muy bien en el nivel subnacional, en municipios y gobiernos departamentales; allí tiene una manera de construir política que a mí no me gusta nada, que es la vieja política de clientelismo y caudillismo, pero son los gobiernos departamentales los que lo ayudan a ser el segundo partido y después hay una gran fragmentación del tercer espacio, que antes lo ocupaba solo el PC”.

“El PN tiene el problema de Sartori, pone una cuota de dinero que no está siendo controlada, es un desastre eso, no puede deberle 60 millones de dólares al BROU y gastar millones de dólares en una campaña de elecciones internas”, sentenció la Senadora, que a la hora de analizar el por qué hay una mayor fragmentación del sistema político, dijo que cree que “hay como una especie de cansancio de las viejas expresiones”.

“Casa Grande es eso –explicó-, armamos otro movimiento político, feminista, ecologista porque se quería dejar de estar representados por el MPP, Asamblea Uruguay, Partido Comunista, Partido Socialista. Eso significa el surgimiento de Podemos en España o el Frente Amplio chileno; eso ayuda a la fragmentación, pero además hay mucho personalismo en la política”.

“Pongo el ejemplo de Sartori porque me parece que son personas que construyen algo, no sé lo que quiere construir Sartori, pero Novick lo que construyó fue un partido que elige a sus candidatos en un casting, nosotros en Casa Grande tratamos de no ser el partido de Constanza, porque se supone que el liderazgo debe ayudar al emprendimiento inicial, pero después eso se tiene que consolidar”, argumentó.

 

POLÍTICA | “El tema de los candidatos, la política espectáculo, lo que dijo uno, lo que dijo el otro; los medios también colaboran en la personalización de la política. El frente lucha para que la política sea la política de las ideas, pero es verdad que uno ve mayor cantidad de noticias, sobre lo que le dijo este al otro o sobre si se dio vuelta en el auto en la ruta o si el hijo de tal tiene una empresa sospechosa, que una discusión importante sobre la política económica. Las ideas van pasando a un segundo plano y se transforma todo en una cosa un poco chismosa y eso va estupidizando la política, tribializando y la va volviendo una especie de comic”, opinó.

Por eso, prosiguió diciendo “en lugar de sentirte orgulloso que sos uruguayo, que tenés un país que crece, que todo el mundo lo reconoce; que estás entre los 10 países más transparentes del mundo, que tenés a uno de los presidentes más conocidos del mundo como Mujica, por buenas razones, por austero, por honesto; que todos los días te elogian por tus políticas; en vez de disfrutar que estás viviendo en un país que no se cae a pedazos como Argentina o Brasil y que está siendo reconocido por sus logros, mirás las tapas de los diarios y todos los mensajes que te llegan son para deprimirte y esa operación de presión que martilla todos los días, que va destinada a que pierdas tu autoestima como uruguayo, es una operación tan antipatriótica, que deberían ser denunciada”.

Dijo no estar de acuerdo con la idea de que la derecha ha ganado la batalla cultural. “El feminismo es un gran logro cultural, llegó para quedarse; por eso hay tantas luchas, porque esa es una victoria cultural de la izquierda; los derechos humanos son una victoria cultural de la izquierda; creo que salvo Manini Ríos y un 20% de la población, la inmensa mayoría de los uruguayos piensa que la causa de los derechos humanos es una causa ética, ni siquiera política”, dijo.

Añadió que “hay retroceso cultural porque la gente piensa que los pobres son pobres porque son holgazanes; eso es un retroceso cultural; que la gente piensa que hay que firmar por el plebiscito de ‘Vivir Sin Miedo’ para que haya prisión perpetua en el Uruguay, es un gran retroceso cultural”. En síntesis, dijo que hay retrocesos y avances.

Constanza Moreira puso en duda además que el referéndum de Larrañaga sea aprobado por la ciudadanía. Poner la papeleta es una operación política y material. Larrañaga está dependiendo de la capacidad de articulación política que tenga y no está en su mejor momento. Para que a Larrañaga le funcione bien el plebiscito, pudo lograr las firmas rápido pero ahora hay que ver, además de pedir la cadena de televisión -si se la dan yo la voy a pedir para hablar mal del plebiscito- necesita que se ensobre con la lista, sino la gente se va a olvidar”. El FA no va a ensobrar, el PC no va a ensobrar y con los votos de Larrañaga no alcanza para llegar al 50% más uno, opinó la Senadora.

 

PASTERA | Respecto a la instalación de la planta de UPM en Uruguay, dijo Moreira que “el debate es infinito y finalmente indecidible porque hay buenas razones para apoyar la inversión externa directa –yo entiendo al gobierno en eso-, pero también hay buenas razones para preguntar qué te agrega y cuánto costo vos asumís, en esa ecuación económica y de soberanía final, cuánto te queda. El tema es cuál es la mejor ecuación para tener desarrollo con sustentabilidad ambiental y esa pelea se da todos los días y en todos los campos”.

De todas formas, dijo Moreira “hay cosas que pueden hacer los gobiernos para minimizar los costos ambientales y las exoneraciones fiscales que traen estos grandes emprendimientos y esa es la pelea concreta que se da todos los días”.

Por último y consultada sobre si Casa Grande es un sector que apuesta por el desarrollismo o por el ambientalismo, dijo que “el desarrollismo es más racional, mental, en cambio el ambientalismo es más emocional. Un desarrollista no lleva un modo de vida como tal, en cambio el ambientalista trata de vivir de una manera y eso lo respeto mucho, quiere decir que hay convicciones muy sentidas que tratan de transformarse en modos de vida alternativos al consumismo. Eso me gusta y creo que si los movimientos medioambientales prosperaran le podrían poner un buen parate al negocio de las armas, al capitalismo desenfrenado, al estilo de vida americano, tengo esperanza que, no solo ellos, pero en parte ellos, vuelvan a tener el mismo espíritu revolucionario de los años 60, pero reformulado como verde”.

 

Por Javier Perdomo.