Con el fútbol en el ADN

Es muy grato difundir información sobre jugadoras de fútbol que se destacan y obtienen logros importantes en el fútbol femenino, en este caso presentamos a Luisina Páez, de 24 años y que nunca jugó al fútbol en nuestro medio, a pesar de ser la hija del reconocido entrenador Javier Páez, Luisina dijo que “empecé jugando en Seminario en 2014, cuando me vine a estudiar a Montevideo, tenía una amiga que jugaba y le pregunté si podía ir, yo en San José sólo había jugado en un campeonato de fútbol 5”.

La futbolista, capitana del equipo principal de Defensor, dijo que jugó en Seminario hasta 2017 “luego me fui a Náutico y jugué hasta que me rompí la rodilla, los cruzados, y estuve un año sin jugar, fue una recuperación dura, con mucha paciencia, después de la lesión volví a Seminario y terminé ahí en 2018”.

En 2019 Defensor se preparaba para debutar en la Segunda Divisional de AUF, Páez explicó que “con Seminario, que no iba a seguir funcionando, las jugadoras queríamos seguir jugando juntas, como Defensor buscaba gente y entonces le hicimos la propuesta de pasar todas al club, nos dijeron que teníamos la chance de comenzar en la pretemporada, y que después se iban a seleccionar jugadoras y al final quedamos unas doce que veníamos de Seminario”.

Defensor debutó el 24 de marzo en el Torneo Clasificatorio que ganó de forma invicta con 14 victorias y un empate, en el Torneo de Ascenso, a falta de una fecha, está primero con 14 puntos y Atenas le sigue con 11, las violetas ya se aseguraron uno de los dos ascensos a la Primera Divisional.

Luisina Páez dijo que “al ser la primera generación de Defensor y que hayamos obtenido el ascenso es para nosotras un logro muy importante”.

Páez dijo que “soy zaguera y ahora en Defensor estoy jugando de líbero, así que estoy en un nuevo rol, porque yo había jugado siempre como zaguera o como cinco, y ahora en este nuevo puesto a veces me tiento a subir y no puedo, me tengo que controlar, porque tengo que sobrar atrás”.

Sobre su función como capitana del equipo violeta, Luisina dijo que “creo que es un poco porque en mi posición tengo una mejor visión de cancha y puedo ordenar al resto”, y sobre la influencia de su padre dijo que “capaz que algo he heredado genéticamente, mi padre siempre está dándome consejos y me ha dicho que tengo mucho de él como jugador, con la diferencia que yo soy derecha”.

Como curiosidad digamos que Defensor pudo haber obtenido el título anticipadamente, pero empató los dos últimos partidos, con Danubio y con Atenas, Páez dijo que “con Danubio nos pasó las dos veces que nos enfrentamos nos empataron de atrás, en el primer partido ganábamos 4 a 0 y nos empataron, en el otro ganábamos 2 a 0 y también nos empataron”.

Sobre su entrenadora, Fabiana Manzolillo, reconocida entrenadora que ha estado al frente de selecciones uruguayas juveniles, Luisina dijo que “yo no la conocía, había escuchado su nombre, obviamente tiene una gran trayectoria, se ha manejado muy bien con el plantel, que es de 25 jugadoras y estamos al firme y muy motivadas, nos exige el compromiso de los entrenamientos, y si alguna no puede ir seguramente el domingo no juegue por más que sea una buena jugadora, eso en el femenino cuesta mucho porque la mayoría trabajan o estudiamos y a veces el fútbol termina siendo la última opción en las prioridades”.

Sobre la forma de juego que impone Manzolillo, la futbolista dijo que “su filosofía es que se juegue, salir jugando, presionar siempre al rival, que tengamos la pelota y eso es un estímulo para todas por jugar”.

El objetivo principal de Defensor es “obtener el Campeonato, más que en la temporada que viene en la “A”, porque no sabemos qué va a pasar el año que viene, todas dependemos mucho de horarios y actividades, por eso no pensamos mucho todavía en eso, sino más en el título”.

Escribe: Jorge Gambetta