Comercio en crisis, consecuencia directa de la pandemia

Con la llegada del coronavirus (Covid-19) a Uruguay entre el 3 y el 6 de marzo, desde el viernes 13 del presente mes rige el estado de emergencia en todo el país declarado por el Gobierno Nacional desde ese a través de una conferencia de prensa encabezada por el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, en la que se conocieron los primeros cuatro casos de personas que contrajeron la enfermedad.

A partir de ese día, la recomendación hecha desde Presidencia ha sido que los uruguayos y los extranjeros radicados en el país permanezcan en sus respectivos domicilios con la finalidad de evitar la propagación del virus. Asimismo, las personas con la enfermedad deben permanecer aislados el tiempo que sea necesario para no contagiar a otros y detener su propagación.

Sin embargo y pese a las recomendaciones, no todos los uruguayos han acatado la sugerencia cuya advertencia parece encaminarse hacia la solución más prudente ante esta nueva enfermedad que ya ha afectado a más de 160 países en todo el mundo.

En San José el panorama no es diferente y aunque la gran mayoría de los comercios cerraron sus puertas y que todos los servicios han sido modificados con la finalidad de ir en la misma línea del Gobierno, hay personas que no han entrado en conciencia y no se privan de salir a pasear por la ciudad.

No obstante, no se trata de la mayoría de los maragatos quienes, en general, han acatado las recomendaciones de las autoridades nacionales y departamentales, las que desde el viernes 13 han insistido una y otra vez en la necesidad de que las personas se queden en casa por el bien común de un país que presenta la mayor tasa de contagio de Sudamérica.

Es que de acuerdo a los datos presentados por la agencia AFP al 19 de marzo, en el país se registran 2,2 personas con la enfermedad cada 100 mil habitantes. Uruguay le sigue a Panamá, país cuyos contagios de coronavirus es de 2,6 personas cada 100 mil habitantes.

Si se toma en cuenta la totalidad de la población uruguaya, el contagio cada 100 mil habitantes supera el registro que presentan los países cuyas poblaciones son mucho mayores.

 

CIERRE DE COMERCIOS | En San José de Mayo la mayoría de los comercios cerraron sus puertas al público y enviaron a sus empleados a seguro de desempleo hasta nuevo aviso. La medida ha sido tomada con la finalidad de contribuir a evitar aglomeraciones de personas y con ello el avance del Covid-19.

Algunos de los que resolvieron detener temporalmente la actividad fueron Indian Emporium, Lolita, Lemon y Urban, a los que más tarde se le sumaron otros. También lo hicieron el emblemático Club San José y restaurantes como Centro Bar y la Feria Americana.

 El cierre de esos lugares ha contribuido a disminuir el número de personas en las calles, haciéndose más notorio en el centro de la ciudad.

 Otros comercios que no cerraron, disminuyeron sus horarios de atención al público y a su personal. En el Mercado Municipal por ejemplo, se controla que las personas realicen sus compras en forma rápida y se retiren del lugar, teniendo así resultados positivos sin llegar a su cierre.

 

CONCECUENCIAS COMERCIALES | A poco más de 10 días de la llegada del coronavirus al país, la situación comienza a tener sus efectos negativos sobre el comercio de San José generando la preocupación del Centro Comercial e Industrial por la economía del departamento cuya realidad ya era complicada antes del coronavirus.

 En tal sentido, el Vicepresidente de esa institución, Oscar Sobrera, recordó que San José de Mayo ya atravesaba dificultades comerciales previas por lo que consideró que las medidas que fueron anunciadas por el Gobierno Nacional para paliar la situación de las pequeñas y medianas empresas resultan insuficientes para un sector que desde hace largo tiempo viene resentido.

“El comercio en realidad ya venía mal, muchas empresas tuvieron que tomar créditos para poder llevar adelante sus emprendimientos y entonces en este momento con empresas cerradas o casi te diría que paradas es muy difícil tener que asumir el pago de cuotas de créditos, además de todos los impuestos y todos los insumos que cada empresa necesita”, indicó.

“Son medidas entendibles, atendibles, pero obviamente insuficientes, o sea, que nos deja con un gusto a poco”, declaró, “pero también hay que evaluar que esta situación no tiene precedente, entonces partiendo de esa base yo asumo que el gobierno va a ir sobre la marcha incorporando medidas que vayan de alguna manera u otra solucionando los problemas que se va suscitando”, agregó.

FA SOLICITA OTRAS MEDIDAS | La bancada de legisladores del Frente Amplio trasladó una resolución a través de la que expresan la necesidad de crear un gran Acuerdo Nacional conformado por todos los partidos políticos, organizaciones sociales y la academia nacional.

“Vemos la necesidad de hacer un gran Acuerdo Nacional para buscar medidas de fondo y más concretas que las que se anunciaron”, informó el Diputado de San José, Nicolás Mesa quien valoró en forma positiva las medidas tomadas por el Gobierno Nacional pero que las calificó como “insuficientes”: “Lo vemos positivo pero creemos que es insuficiente para la realidad actual y para lo que se puede venir”, agregó.

Mesa comentó en ese marco, que son numerosas las consultas y la preocupación que ha recibido por parte de comerciantes y trabajadores frente al cierre de los comercios y otros servicios que se han visto afectados.

En este contexto, los parlamentarios frenteamplistas propusieron 18 medidas, entre ellas: suspender el aumento de las tarifas, dejar sin efecto el aumento del IVA, ampliar y reforzar las asignaciones familiares y aumentar, temporalmente, las prestaciones a los beneficiarios de los programas del MIDES.

Asimismo solicitan que se suspenda los cortes de los servicios que se pudieren producir por el atraso en el pago de UTE, OSE y los desalojos y lanzamientos de inquilinos, entre otra serie de medidas.

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, dijo en conferencia de prensa el jueves pasado que no se aplazará el aumento de tarifas y la reducción de la exoneración de IVA a las compras con tarjeta. Además del Frente Amplio, esa solicitud fue emitida por el PIT-CNT y Cabildo Abierto.

 

Por Katherine Martínez.