CAIF El Ceibo comienza 2019, con edificio remodelado, gracias al SUNCA

El Centro de Atención a la Infancia y la Familia (CAIF), El Ceibo de Libertad –por ahora el único centro de la ciudad-, estuvo siendo refaccionado durante el verano por cuadrillas de la Brigada Agustín Pedroza del SUNCA (Sindicato Único de la Construcción y Anexos), para que cuando comenzara febrero y volviera la actividad al centro, el edificio luciera como nuevo.

En estos primeros días del mes, en el centro ubicado en calle Rodó, a menos de 100 metros de la nueva avenida, solo está el equipo docente, los niños, aún no han comenzado a asistir. Estefany, la coordinadora de gestión del CAIF El Ceibo, contó a este medio que el centro cuenta con tres educadores para inicial, una para educación oportuna, además de una auxiliar de servicio, auxiliar de cocina, cocinera, psicomotrisista, psicóloga y asistente social. Es todo un equipo multidisciplinario, que está al servicio de los niños que ingresan a este centro de educación inicial.

Estefany agradeció el trabajo realizado durante el mes de enero por la brigada del SUNCA, que posibilitó una serie de remodelaciones y arreglos en el edificio, que “serían imposibles de realizar con el poco presupuesto que maneja CAIF”.

Fueron tres sábados seguidos que estuvo presente la brigada del SUNCA en el lugar, realizando diversos arreglos a la estructura de la casa que ocupa este centro, en la que están trabajando desde hace ya cinco años. La casa es alquilada, es una estructura vieja que, obviamente, necesita mantenimiento y en este caso fue posible gracias al sindicato de la construcción. “Pintaron, arreglaron el techo y las paredes para evitar la humedad; durante tres sábados estuvieron trabajando y compartiendo con el personal del Ceibo”, comentó Estefany.

 

ADAPTARSE | En estos primeros días del mes de febrero, el personal de CAIF El Ceibo, en particular las maestras, están trabajando en la decoración de los salones de clase para allí recibir a los 41 nuevos niños que concurrirán al centro, con toda la comodidad y disposición profesional durante lo que es el período de adaptación, en el que estarán preparándose para poder cumplir las cuatro horas diarias previstas para el resto del año.

Según lo explicado por Estefany “este período de adaptación implica la asistencia del niño, acompañado de alguno de los padres, en donde se presta un espacio para la madre o el padre. Ahí transitan ese camino de paternidad que no es nada fácil”.

Hay que recordar que los CAIF no solo trabajan con el niño, también trabajan con la familia y participan en distintas actividades que se realizan en la ciudad a partir de enlaces interinstitucionales, que llaman nodos, junto al INAU (Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay), ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado), Uruguay Crece Contigo y otras instituciones, que permiten que el equipo de El Ceibo trabaje de la mejor manera, para así brindarle a los chiquilines y a su familia, las mejores herramientas para su desarrollo.

En este momento este Caif presta servicio a 89 niños en total. El equipo de gestión de El Ceibo, informó, que ya realizó una solicitud al INAU –con quienes convenian los CAIF-, para que se amplíe sus instalaciones. Según contó la Coordinadora, proponen a las autoridades eliminar una parra que está en el patio y colocar allí un contenedor que serviría de aula, para así poder ofrecer el servicio a muchos más niños, ya que la lista de espera es grande.

 

AMPLIACIÓN | Sin embargo, le han negado en varias oportunidades esta solicitud. “No sabemos por qué, pero nos han rechazado la solicitud de ampliación. Y es de verdad frustrante porque ya somos un equipo consolidado desde hace varios años, que presta un servicio con miras de mejorar cada día. Y eso lo sabemos por los padres, que nos dan sus impresiones y participan en las actividades del centro”, dice la Coordinadora.

También menciona Estefany que “ellos (el INAU), alegan que la idea es abrir otro centro CAIF que se ubique en el barrio Progreso, pero eso no debería impedir la ampliación de éste”.

La coordinadora del CAIF El Ceibo, opina que la formación del individuo desde el nacimiento a los 3 años, es fundamental para moldear la personalidad, así que la propuesta de este año de Caif, es fomentar la idea de que somos responsables de esa formación. “Queremos dejar claro que no somos ajenos a la sociedad, que todos formamos parte de la sociedad, esa es la propuesta, fomentar el bienestar del otro, saber que todos somos partícipes de eso”, dice Estefani.

Es tan importante y especial el trabajo que hacen estas profesionales, este equipo multidisciplinario con los niños y la familia, que comienzan su labor con acompañamientos a embarazadas, seguir trabajando con la línea desde el embarazo hasta que los niños tengan dos años.

 

GÉNERO | Por su parte, la maestra Patricia, menciona que por ejemplo trabajan con los niños y la familia con la aceptación de género, por ejemplo “no desvincular el niño y la niña, sino que todos podemos jugar con cosas que sea ‘de niños’ o ‘de niñas’”.

Todo ello sumado a lo que es la crianza saludable, “en donde apostamos a que los padres, la familia en general y el personal de acá, al momento de abordar a los niños, sea de forma óptima. Un llamado de atención no es indicativo de maltrato o gritos; desarraigamos lo que culturalmente creemos que es lo que se debe hacer”, asevera la maestra.

Al final de la visita, el equipo de trabajo del CAIF mostró a La Semana, con un pequeño recorrido por el centro, las mejoras que ahora disfrutan gracias a la participación de la brigada Agustín Pedroza del SUNCA.

 

Por Livia Cedeño.