Arbitrar a los mejores

La docente, entrenadora y jueza de vóleibol Carolina Pistón representó a Uruguay en los Juegos Panamericanos de Lima en la disciplina de Voley Playa y a su retorno se declara “feliz” no solo por su correcto desempeño sino también y sobre todo por la experiencia y el aprendizaje adquiridos en una instancia que convocó a las mejores duplas masculinas y femeninas de las tres Américas.

Sobre su designación Pistón dijo que “tuve el orgullo y el honor de ser designada por la Confederación Sudamericana de Vóleibol para este evento que es tan importante, ya que es una Olimpíada de las tres Américas, fui con nervios, obviamente, porque se trata de una competencia de alto nivel y acá en Uruguay la competencia no es tan buena y de pronto hay que saltar un montón de escalones para ponerse al nivel de las exigencias que plantea este tipo de competencias por lo que está en juego”.

ARBITROS| Sobre los compañeros que integraban el cuerpo arbitral de su disciplina Pistón dijo que “el grupo arbitral era excelente, había árbitros olímpicos entonces al trabajar en un grupo de ese nivel uno va mamando de los demás y tratando de absorber los mayores conocimientos y va creciendo en su nivel hasta llegar a los últimos días que son los más importantes porque llega el momento que el que pierde queda afuera y se van buscando los lugares en octavos y en cuartos para llegar a las semis y poder jugarse la vida por una medalla”.

La evaluación de los árbitros dependen en gran medida “de las situaciones que nos toquen, pero la verdad es que volví muy contenta, por las devoluciones de los supervisores partido a partido, porque en cada uno hay supervisión arbitral, siempre fueron buenas, tuve algunos detalles administrativos que me iban corrigiendo como la manera de hacer una seña, cosas que no tienen incidencia en el juego y en verdad me volví muy feliz”.

Sobre los partidos que le tocó arbitrar, Pistón dijo que “hay algunos que son más tranquilos que otros, por el nivel de juego, por las diferencias entre los equipos que se enfrentan, por la conducta de los jugadores, que es algo que a veces puede complicar algún partido, habían jugadores complicados pero no hubo nada que no se pudiera resolver en el momento, rápido y de buena manera”.

Pistón dijo que “estos torneos hay que aprovecharlos muy bien para seguir creciendo, por lo que se viene después, porque los tres árbitros internacionales de Uruguay estamos en carrera internacional, metiéndonos en circuitos mundiales, ahora en noviembre me toca ir a una etapa del Circuito Mundial en México y entonces usé esta competencia para prepararme para la siguiente porque rankea para las Olimpíadas de Tokio, y tener además la oportunidad de estar con árbitros con mucha experiencia, yo les preguntaba todo”.

PARTIDOS| Carolina Pistón arbitró 16 partidos en los siete días que duró el torneo de Voley Playa. Explicó que para cada partido se designan tres árbitros, “el primer árbitro es el que está parado en la escalera sobre la red, el segundo es el que está a nivel de suelo frente a la mesa de control y el árbitro reserva es el que prepara todo el juego y a la vez durante el juego siempre está atento por si sucede algo o si algún árbitro se siente mal y hay que hacer un cambio”.

Sobre los partidos en los que participó, Pistón dijo que “el primer día mi primer partido fue durísimo y me puso a tierra enseguida que fue México y Chile en masculino y que luego fue la final por el oro, entonces me tuve que poner a tiro de una porque fue un juego muy rápido, con jugadores de nivel mundial, esas son duplas del Circuito Mundial y van sumando puntos para las Olimpíadas”.

La jueza internacional agregó que “ese mismo día tuve Trinidad y Tobago ante Colombia en femenino, después también hice Argentina con Nicaragua en masculino. Con la dupla argentina nos conocemos mucho porque los arbitro mucho a nivel sudamericano, son muy temperamentales, a veces complican el partido pero en realidad protestan cuando creen que tienen derecho a protestar, plantean que a ellos les pareció que fue de una manera, pero lo hacen con corrección”.

Carolina arbitró también un pasaje a la semifinal “entre México y Paraguay como primer árbitro en la cancha central y después dirigí como segundo árbitro la medalla de bronce en femenino, entre Brasil y Cuba, que para mí fue un honor ser parte de los árbitros en la lucha por medallas, como que me deja tranquila también por el trabajo que hice porque si estuve allí quiere decir algo, también muy feliz por eso”.

Por Jorge Gambetta