Aldo Pérez: “la Casa de la Cultura está en el CTI”

Desde que se declaró la emergencia sanitaria a nivel nacional hemos hablado de las dificultades que el cese de actividades ha significado para distintos actores del sector cultural. Hoy corresponde reflejar una situación que duele particularmente, ya que la emblemática institución de la cultura libertense enfrenta un durísimo trance económico.
El presidente de la institución cultural libertense Aldo Pérez comenzó recordando que las actividades que se realizan allí fueron “suspendidas totalmente desde que se dio toda esta situación” y explicó que la inactividad decretada por el gobierno “incide directamente en una situación económica que ya venía mal. Esta situación nos complica muchísimo más, porque las pocas entradas que habían más allá de la cobranza a los socios eran del funcionamiento de talleres y eventualmente los espectáculos que se podían hacer, al detenerse todo eso se nos complica mucho”.
CONTACTOS | Pérez explicó que desde el primer momento “tuvimos contactos con algunos colectivos que estaban tratando de gestionar algún tipo de exoneración, cosa que nosotros ya habíamos intentado fuera de esta situación particular que estamos pasando ahora” y explicó que “habíamos hecho contactos sin demasiado éxito. Hace un tiempo que los gastos se nos estaban haciendo cuesta arriba y sobre todo ahora con el aumento de tarifas que hubo se nos disparó y en los servicios básicos se gasta un montón, además tenemos al auxiliar de secretaría y a la limpiadora en caja”.
Pérez agregó que “ahora en esta situación está el auxiliar de secretaría en el seguro de paro, al igual que la persona que se encarga de la limpieza. Sigue funcionando el café, con servicio de delivery, y percibimos el alquiler regularmente por ese concepto”.
Aldo Pérez dijo que “primero hablamos con la Intendencia; estamos en contacto con Celeste Verges, pero por el momento estamos a la espera. Hubo algún contratiempo con el pago de la partida que recibimos y eso hizo que tuviéramos que poner dinero de nuestro bolsillo para pagar algunas cosas, luego pudimos recuperar con una partida que llegó hace poco de Centros MEC que estaba pendiente cobrar del año pasado y eso alivió un poco la presión”.
VANDALISMO| Como si la situación de por sí no fuese muy compleja, además el Presidente de la institución cultural dijo que también “hemos tenido otros problemas. Hace unos días intentaron robar, nos rompieron unos vidrios del fondo, rompieron parte del techo del aljibe, además tenemos unos intrusos en el techo de los camerinos y hace meses ya, no los podemos encontrar pero hemos encontrado colchones, encendedores, pipas de pasta base, hemos tirado todo varias veces”.
El Directivo agregó que “las roturas de vidrios fueron la misma noche que robaron en el vagón del parque, también intentaron entrar por la parte de las piezas de arriba, donde tenemos vestuarios y utilerías para los ensayos, allí rompieron algo también pero no pudieron sacar las cosas”.
Ante esta situación “tuvimos que sacar mucha cosa y traernos para nuestras casas por las dudas, al menos las cosas de más valor”.
Pérez agregó que “hace un par de días fuimos para tratar de hacer una limpieza, pero también nosotros estamos como todo el mundo complicados con esta situación que se vive, hemos hecho la denuncia, hablamos con la Policía, pero no hay mucho resultado, además como ahora las calles están desiertas nadie ve nada”.
Pérez recordó que “ya habíamos tenido problemas con unos caños del aire acondicionado que se habían robado hace unos meses, nos costó, felizmente nos dieron facilidades para pagar el arreglo y pudimos solucionarlo”.
Asimismo explicó que “nos molestan mucho situaciones como las roturas e intento de robo, nos pegó mal porque ya estaba todo muy complicado como para agregarle más, menos mal que estaba Martín el concesionario del café y con tremenda actitud con su empleado pudieron reparar el techo porque ese día estaba por llover y pudo haber mucho daño por el agua que habría entrado”.
Agregó que “además está el riesgo de que haya gente durmiendo sobre el techo de los camarines por la posibilidad de un incendio que podría ser un desastre, lo hemos hablado con la Policía”.
ALIVIO | Sobre la resolución del Directorio de UTE que exonera hasta agosto el pago del servicio eléctrico a instituciones culturales y deportivas Pérez dijo que “quedamos bastante contentos porque esa exoneración de alguna manera alivia en cuanto a los gastos, creo que fue muy razonable la decisión de UTE, tal vez tendría que haber sido antes, pero está bien, al menos hasta agosto es un problema menos”.
Sobre la falta de medidas de apoyo para el sector Cultura de parte de las autoridades nacionales o departamentales, Pérez dijo que “esperamos que haya alguna medida porque la situación lo amerita. No se puede improvisar en este momento, aunque entendemos que hay cosas que se tendrán que ir viendo sobre la marcha, pero en situaciones como estas debe haber una dirección clara y rápida”.
REINICIO | En cuanto a su visión a futuro Pérez dijo que “tenemos claro que aunque todo esto pase rápido, retomar actividades con espectáculos ya no será posible este año, salvo alguna cosa que se pueda hacer con mucha suerte para fin de año, pero es muy difícil, que mejore la situación no significa que se retome todo de inmediato, ni que se pueda llenar una sala enseguida, el miedo va a quedar en la gente, algunas medidas van a permanecer, se ha infundido mucho miedo, a veces justificado, a veces no tanto, y eso va a costar para que pase”.
La comisión está “considerando la posibilidad de que reinicien algunos talleres, cuidando las medidas sanitarias, trataremos de reunirnos para ver aquellos talleres con menos cantidad de gente para que puedan comenzar, al menos para que alguna gente empiece a tener cierta actividad y la casa pueda percibir algún ingreso más”.
Pensando en lo inmediato Pérez dijo que “ahora nos queda ver cómo se va a ir retomando el funcionamiento de todo, tenemos la sensación de que la Casa está en el CTI, tenemos que tratar que siga respirando hasta que podamos trabajar a pleno, ahora no hay forma de gestionar nada, ni siquiera armar algún proyecto porque está todo parado”.
En este momento la institución necesita muestras de apoyo; su Presidente dijo que “estamos pensando en hacer algún comunicado a la población, en especial a los socios, explicando la situación y tratar que la gente siga contribuyendo con la cuota, al menos quienes puedan hacerlo, porque es un ingreso que nos va a permitir sostenernos, después veremos desde qué lugar se puedan conseguir otros apoyos, no es ahora un buen momento para procurar eso porque la situación es compleja para todos”.
Sin embargo agregó que “a veces no se trata de aportar dinero sino que la comunidad se pueda acercar a una jornada de limpieza, a reparar algunas cosas, acercarse y dar una vuelta”.
La Casa de la Cultura de Libertad se ha ganado en su trayectoria el lugar más importante de las instituciones no gubernamentales en la promoción y desarrollo de nuestra identidad cultural. Por ella han pasado miles de espectadores y usuarios, es un orgullo de la ciudad y sus alrededores, la situación es compleja para todos, pero ese puñado de dirigentes no merecen quedar a la deriva, la cultura es un valor que a todos nos debe ocupar. Sería bueno que las autoridades adopten medidas de apoyo para este sector tan importante de actividad como el resto de la estructura social y económica del país.

Por Jorge Gambetta.