ALCO y una lucha de peso contra la obesidad

Según un informe en conjunto de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), sobre el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, cerca del 58 % de los habitantes de la región vive con sobrepeso, es decir 360 millones de personas.

Ese mismo informe reseña que Uruguay muestra prevalencias por encima del promedio regional. La prevalencia de sobrepeso en menores de 5 años fue de 7.7% en 2011, y en 2013 ascendía al 10,5% (ENDIS, 2013), muy superiores al promedio de América Latina que se ubicaba en 7,1%. En relación a los adultos, la prevalencia de sobrepeso en el año 2014 fue del 61.7% y la prevalencia de obesidad en ese segmento de población fue del 26.7%.

Uruguay supera el promedio regional de 129,6 kilos per cápita de productos ultraprocesados. Con 149.5 kilos anuales per cápita, el país se ubica en la cuarta posición regional en consumo de ultraprocesados. Más preocupante aún es la tendencia actual, en aumento, de un 7.2% anual.

En 1967 el doctor Alberto Everardo Julio Cormillot, médico argentino, graduado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires en 1961, funda ALCO (Anónimos Luchadores Contra la Obesidad). Cormillot se ha dedicado al tratamiento de obesos y sus familiares, y a la capacitación de profesionales en dicha especialidad. Con más de 40 años de trayectoria en la asistencia a obesos y sus familias, esta organización sin fines de lucro cuenta actualmente con 700 grupos que funcionan en Uruguay, Argentina, Paraguay, Chile, Perú, Estados Unidos, Canadá, España, Israel y Australia.

Desde hace casi 50 años es que ALCO trabaja acompañando a personas con sobrepeso y obesidad para que puedan recuperar su bienestar y mejorar su calidad de vida.

Aproximadamente son cinco millones de personas las que participaron de los grupos ALCO desde su creación en 1967. En la ciudad de Libertad, cuentan algunas de sus integrantes, que comenzaron con muy pocas personas, sin embargo en la actualidad ya van más de 60 integrantes.

Este movimiento internacional, reúne a hombres y mujeres que comparten su mutua experiencia, fortaleza y esperanza para resolver un problema común y ayudar a otros a recuperarse del sobrepeso y la obesidad. Está basado en la filosofía y el programa de Alcohólicos Anónimos y se rige por los 12 escalones, las 12 tradiciones y la Mano Tendida.

LOS 12 PASOS | El programa de 12 pasos es la estrategia central de la gran mayoría de los grupos para el tratamiento de las dependencias químicas, emocionales u otras. Paso 1 dice “Admitimos que éramos impotentes ante nuestra adicción y que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables”. El 2 dice “Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio” y el 3 que “Resolvimos confiar nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, según nuestro propio entendimiento de Él”.

El 4 establece: “Sin temor, hicimos un sincero y minucioso examen de conciencia. El 5: “Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano la naturaleza exacta de nuestras faltas”, el 6: “Estuvimos enteramente dispuestos a que Dios eliminase todos estos defectos de carácter” y el 7: “Pedimos a Dios humildemente que nos librase de nuestras culpas”.

El 8 dice “Hicimos una lista de todas las personas a quienes habíamos perjudicado, y estuvimos dispuestos a reparar el mal que les ocasionamos”, el 9: “Reparamos directamente el mal causado a esas personas cuando nos fue posible, excepto en los casos en que el hacerlo les hubiese infligido más daño o perjudicado a un tercero y el 10 dice “Proseguimos con nuestro examen de conciencia, admitiendo espontáneamente nuestras faltas al momento de reconocerlas”. El 11 dice “Mediante la oración y la meditación, tratamos de mejorar nuestro contacto consciente con Dios y le pedimos tan solo la capacidad para reconocer su voluntad y las fuerzas para cumplirla y el 12 dice: “Habiendo logrado un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar este mensaje a otras personas y practicar estos principios en todas nuestras acciones”.

UN POCO DE HISTORIA | En 1967 un grupo de personas comenzó a reunirse en la sala de espera de la clínica privada del doctor Alberto Cormillot, ubicaba en el barrio de Flores en la ciudad de Buenos Aires y dedicada al tratamiento de la obesidad. El primer intento de grupo, integrado por unas 20 personas que se reunían a charlar sobre dieta, recuperación, obesidad, fue cerrado al poco tiempo. El segundo intento de grupo fue lanzado bajo el nombre de “Hágalo”.

En 1974, Enrique Barilari, paciente de la Clínica Cormillot, recibió la sugerencia de reunirse con otros obesos y así surgió ALCO, que funciona de manera ininterrumpida desde esa fecha. El primer grupo se llamó “San Francisco”, al poco tiempo fue abierto otro grupo a una cuadra de distancia del primero al que llamaron “San Ignacio”. Con el paso de los años siguieron sucediéndose la apertura de grupos hasta llegar a la suma de 700.

Nancy, Elda, Mary y Johana  se atrevieron a contarle a La Semana parte de sus anécdotas. Mary, cuenta que ya lleva 20 años dentro del grupo y que el trabajo que lleva desde que está en el grupo ha sido satisfactorio. Adelgazó 27 Kilos.

Pertenecer a este grupo es simplemente un apoyo mutuo entre todos y así poder alcanzar la meta, que no es sólo adelgazar, sino aprender a llevar una vida saludable con una alimentación balanceada. “Está bueno porque podés comer de todo”, dice Mary. “Claro, reduciendo porciones y siempre tratamos de tener variedad en el menú”, dice Elda. Mantienen comunicación constante y a diario por los grupos de redes sociales, telefónicamente y efectúan reuniones una vez a la semana.

Johana, por su parte, entra al grupo por su hija que ya cuenta con 13 años y “desde siempre ha tenido problemas con el peso, decidí entrar para que ella viera y se adaptara a la comida saludable.

Nancy esta en ALCO desde hace año y medio, cuando aún eran como siete integrantes, ya perdió 24 kilos. “Yo tenía problemas para caminar, porque tengo una prótesis de rodilla, mi marido está enfermo, tengo un nieto chico y ya no podía seguir así. Me alarmé cuando me pesé y la balanza marcó un número de tres dígitos. Entonces me tracé la meta de bajar 20 kilos en un año y lo logré en siete meses”, cuenta. “Me encantó la unión entre todos y el apoyo que recibimos y brindamos también”, añadió.

Una de las recomendaciones es desayunar todos los días, y tener por lo menos seis comidas al día. Nunca pasarse más de tres horas sin comer. Siempre tener a la mano una colación. Eso hace que el metabolismo siempre esté trabajando y por lo tanto ayuda.

Si usted está pasando por un problema de sobre peso y necesita apoyo para seguir un régimen alimenticio saludable y balanceado, los integrantes de ALCO lo invita a participar en sus reuniones. “Vayan sólo de prueba, y si después de tres meses no se sienten cómodos, pueden abrirse”, afirma Mary.

El grupo ALCO de Libertad, es el único que está funcionando en el departamento de San José, y se reúne todos los lunes a las 18 horas en la parroquia de la ciudad. No tocan temas de religión, ni política, ni deporte, sólo se centran en las experiencias y alcances de sus integrantes.

 

Por Livia Cedeño.