Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 7 horas


14.07.2017 | Sociedad | 175 lecturas




Gutiérrez Larre y una propuesta para los terrenos baldíos en las ciudades

Gutiérrez Larre y una propuesta para los terrenos baldíos en las ciudades
Terrenos baldíos sin proyectos, deben ser cedidos a cooperativas (foto ilustrativa).

Eduardo Gutiérrez Larre es un agente inmobiliario muy particular; en San José de Mayo participa de espacios radiales y televisivos en forma habitual y además, su conciencia social lo ubica como un tipo de izquierda, que nunca ocultó su identidad política, pero que además lo lleva a tener iniciativas para respaldar a los que menos tienen, por más que sus negocios sean -la mayoría de las veces-, con los que más tienen. La razón del diálogo que mantuvo con La Semana, es una propuesta que informalmente transmitió a este cronista en un diálogo telefónico mantenido días pasados.

Se trata de una propuesta que apunta a brindar solución a la necesidad de terrenos que tienen las cooperativas de vivienda, utilizando las tierras urbanas no aprovechadas. En el diálogo mantenido con La Semana, dijo que su idea parte del convencimiento de que “los terrenos urbanos no están al alcance de las cooperativas, ni del asalariado, por lo cual la intención es que las autoridades pertinentes, a partir de un acuerdo con FUCVAM (Federación Uruguaya de Cooperativas de Ayuda Mutua), legislen al respecto”.

Explicó el promotor inmobiliario que su idea pretende que “los propietarios de terrenos urbanos no especulen con los valores de las tierras, porque el trámite para el pago del terreno que se compra para una cooperativa, tiene una demora de uno o dos años y por eso los valores se incrementan”.

Entonces, prosiguió diciendo Gutiérrez Larre, “para que no haya especulación inmobiliaria con los terrenos, las autoridades deberían localizar esos terrenos en estado abandónico -y que tampoco están a la venta-, e intimar a los propietarios para ver si tienen algún proyecto de futuro para realizarlo, darles un plazo para concretarlo -alrededor de un año o año y medio-, que previamente el proyecto pase por la Intendencia a ver si tiene viabilidad o no, de acuerdo al ordenamiento territorial y si no la tiene, decirles, vamos a expropiarlo”.

TIERRAS ÚTILES Este planteo del empresario de la ciudad de San José, parte de su creencia en que “no puede haber tierras urbanas que no tengan utilidad, habiendo tanta necesidad de viviendas”, por eso es que entiende que lo que plantea “es una tarea con espíritu social, que redundará en beneficio de los que menos tienen o de los asalariados, de lo contrario se hace imposible que puedan acceder a un terreno; no hay créditos hipotecarios para la compra de terrenos, de tierras urbanas, si no lo financia directamente el propietario”.

En su opinión, para que su idea sea viable, “los distintos actores tenemos que aportar a la comunidad para que esto no termine en especulación y hacer las tasaciones que correspondan, poniéndonos todos de acuerdo con los distintos actores que interactúan en el tema inmobiliario”.

Explicó luego Eduardo Gutiérrez Larre que “la última palabra la va a tener la autoridad, que puede legislar y expropiar en beneficio de la comunidad, no de las inmobiliarias”, por eso las tierras “deben tener un precio acorde, que lo podría determinar la Dirección Nacional de Catastro, las autoridades catastrales o idóneos en la materia, pero que redunde en beneficio de toda la comunidad”.

“Si no tenemos el espíritu y la voluntad política necesario, no hay soluciones ni a corto ni a mediano plazo., porque el precio de la tierra es muy importante a la hora de pensar en construir una casa nueva”, dijo el empresario de San José de Mayo.

Opinó que los planes de préstamos estatales en materia de vivienda, no han planteado nunca la alternativa de “hacer un crédito de terreno y construcción de la vivienda, a pagar en determinada cantidad de años. La construcción se la damos por etapas, cada etapa que se va haciendo se va entregando el dinero y esa forma la misma familia puede hacer su casa”.

“HACER ALGO” Comentó que su idea debe ser tomada por las autoridades correspondientes, pero en su empresa, ya tiene iniciativas que buscan paliar el déficit de terrenos. “Nosotros, en acuerdo con los propietarios, cuando puede ser un terreno interesante para una cooperativa, les estamos dando durante 90 la prioridad del terreno, para que puedan hacer uso de la preferencia”.

“Es una forma de empezar a hacer algo”, dijo y contó también que en materia de viviendas está planteando alternativas. “Nosotros en San José tomamos a la venta 11 apartamentos que los están reciclando a nuevo, que son por la Ley de Interés Social (sobre la cual fue crítico). Los que compran para alquilar, tienen 10 años sin pagar IRPF (Impuesto a las Retribuciones de las Personas Físicas) del alquiler, por lo cual de las 11 viviendas, cinco las vamos a dar a preferencia a aquellos que compren para radicarse en la vivienda, porque si lo largamos todo junto, puede ser que lo compren como una inversión y eso es lo que no queremos”.

“Ese es el espíritu de la idea, empezar por algo”, dijo y volvió a reiterar las dificultades que tienen los sectores de ingresos bajos para hacerse de una vivienda, criticando la mala comunicación que realiza el Estado cuando se trata de promocionar planes de vivienda.

“Cuando hay sorteos de vivienda, la gente tiene que tener guardados ocho o 10 mil dólares, pero qué pasa con la gente de menores recursos, con qué ahorran esa plata. Qué se hace con la gente que gana 15 o 18 mil pesos, es imposible que accedan a una vivienda digna con los actuales planes”, comentó Eduardo Gutiérrez Larre.

Consideró a su vez que él toma esta iniciativa porque entiende que debe “devolverle algo a la sociedad de lo que la sociedad nos ha dado a nosotros. Si todos lo entendieran así sería bárbaro, pero lamentablemente todos no lo entienden así”.

Consultado sobre si el boom inmobiliario que vivió el país entre 2007 y 2014, fue en parte responsabilidad de los operadores inmobiliario, Gutiérrez Larre dijo que en algún caso concreto puede haber pasado, pero en realidad “la tendencia fue que los precios internacionales de los comoditties, la lechería, la soja y los granos, fueron las responsables del boom”.

“Pero ahora ya no es lo mismo, de 2014 hasta el presente, los campos -por ejemplo-, han bajado un 25%. Ya no hay boom”, dijo el empresario inmobiliario, que además es hermano del comunicador Omar Gutiérrez.








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy