Libertad, dpto. de San José, Rep. O. del Uruguay

Última actualización: hace 7 horas


13.09.2017 | Deportes | 153 lecturas




El encuentro de Baskin y su lucha contra el "no podés"

El encuentro de Baskin y su lucha contra el "no podés"
Todas las actividades se trasladaron al gimnasio San Isidro.

Con algunas alteraciones en el formato previsto, debido a las copiosas lluvias y lloviznas caídas en los últimos días, la primera edición de la Expo Baskin Internacional, organizada por Street Basket Libertad pudo alcanzar los objetivos primariamente establecidos y fue tremendamente exitosa en el fortalecimiento de vínculos, compromiso, aprendizajes y acumulación de esfuerzos.

Llegaron las delegaciones del exterior, Wanderson Geremías y una delegación de 12 integrantes del proyecto Cultura na Cesta de Río de Janeiro arribaron a Libertad en la noche del jueves. En la noche del viernes llegaron el entrenador Claudio González y el profesor Néstor Albarenque, encabezando la delegación del Club Los Tigres del pueblo Capilla del Señor de la provincia de Buenos Aires, que vinieron con 23 personas entre jóvenes y adultos que por primera vez salieron de su país en una experiencia que los responsables del grupo calificaron como “insuperable”, también participaron múltiples organizaciones locales, departamentales y nacionales, todas y todos tuvieron su espacio para la expresión de sus tareas.

El buen espíritu de los organizadores y visitantes permitió sortear las dificultades y las diversas actividades previstas para su desarrollo callejero, se fueron trasladando a espacios cerrados en las escuelas 86 y 107 o en el Gimnasio San Isidro, incluso las tareas de Grafitti se realizaron en función de los stencils que aportaron muchos chicos participantes sobre telas de plastillera y los coordinadores locales aseguran que cuando las condiciones estén dadas, trasladarán las realizaciones a los muros que estaban previstos.

En la noche del sábado visitamos las cabañas municipales de Kiyú, centro de alojamiento de las delegaciones, allí tuvimos la oportunidad de hablar con el profesor Ruben Suárez y compartir, junto al ex basquetbolista y entrenador brasileño Wanderson Geremías (WG), el entrenador Claudio González y su profe Néstor Albarenque de Argentina las muy fuertes sensaciones que en cada uno ha dejado este encuentro como así también escuchar de qué modo ha impactado el evento en los chicos de sus delegaciones.

El “profe” Ruben Suárez, afónico y notoriamente emocionado por las experiencias vividas, dijo que “esto surgió como idea el año pasado y desde entonces hemos venido día tras días viendo cómo podíamos mejorar y es importante saber que no estamos solos, que hay proyectos amigos siempre apoyando, desde los primeros Street Basket con 20 o 30 chiquilines, luego con 40 o 50, lo metimos en la escuela, lo transformamos en una actividad curricular, siempre buscamos más, llegamos a tener 500 en una jornada y pensamos cómo podíamos tener a 600, pensamos en cuánto tiempo está participando cada niño, en qué posibilidades les damos a los chicos en silla de ruedas, qué tableros, qué cantidad, además del número, buscamos la calidad de la propuesta”.

“NO PODÉS” Suárez agregó que “las discapacidades ofrecen un abanico tan amplio de posibilidades que siempre hay algo para mejorar y sumar al proyecto”, y agregó que “cuando uno toma contacto con un proyecto similar que se desarrolla en Río de Janeiro, y otro en otro lugar, es un estímulo, cada uno tiene sus problemáticas, pero todos avanzan y se desarrollan”.

“Cuando nuestro proyecto deportivo comenzó –dijo Ruben Suárez–, vimos en Libertad una problemática, con una sociedad polarizada, entre los que tienen el acceso y el poder de los espacios deportivos y los que no lo tenían, entonces nuestra propuesta fue que sin importar la situación o condición de cada uno, ni las capacidades, ni el color de la piel, ni la historia deportiva ni la edad debían tener la posibilidad de hacer deporte y eso ¿dónde lo íbamos a hacer? en la calle, en la plaza, donde nos vemos todos, algo abierto a todos”.

El entrenador dijo que “esta actividad podíamos hacerla en el Gimnasio, pero quisimos hacerla en la calle, ir por los barrios, donde me cruzo con aquel con el que no juego porque es peleador, donde están los estereotipos que nos separan y el Street Basket vino a borrar los estereotipos ofreciendo a todos sin excepciones la posibilidad de disfrutar de un momento sano de deporte y fraternidad, quién le iba a decir a un chico de Ciudad del Plata, a 20 kilómetros, acostumbrado a que en su barrio le dijeran no podés estudiar en la escuela de tu barrio, tenés que viajar todos los días 20 o 30 kilómetros para estudiar teniendo una escuela a cinco cuadras de tu casa, a ese chico se le estuvo diciendo no podés desde que nació y de esas características tenemos hoy chicos que jugaron una Olimpíada en Los Ángeles y lo hicieron porque se engancharon con el básquetbol, se apropiaron del proyecto y siguieron con perseverancia, alguien de Olimpíadas Especiales nos vio y confió en nosotros, pero mañana puede ser una oportunidad laboral que se les presente, porque también les han dicho no podés trabajar, y hoy hay compañeros que les enseñan carpintería o gastronomía y de pronto alguno de esos chicos que han escuchado tanto el no podés termina siendo cheff o carpintero”.

“Y cuando uno llega a un punto y dice ta, me cansé, no sigo más, aparece en Internet otro proyecto, otra gente, aparece la RIBE que te permite conocer y contactarte con profes en Italia o cualquier parte del mundo que están en la misma que uno y si están en la misma lucha todos recogemos algo del otro, aprendemos del otro y nos unimos en la lucha y no nos rendimos nunca (se le quiebra la voz, emocionado)”.

Ruben siguió liberando sensaciones y agregó que “ocurren cosas pequeñas, que no las capta una cámara, que me están diciendo que el lunes o el martes vamos a tener que empezar ya a ver cómo hacemos el próximo Street o la Expo Baskin del año que viene y no porque este salió bueno por lo que todos pudieron ver, salió bueno porque vi a un chico que llegó hace un tiempo en silla de ruedas y entró hoy caminando o porque hubo gurises que los vi jugando solos y tristes porque todos le decían no podés y hoy están jugando a nivel federado en un circuito 3 x 3 y porque estuve con padres que un día te cuestionaron y hoy están agradecidos, esas pequeñas cosas que se suman, como los amigos que trabajaron en otro país para estar hoy acá junto a nosotros porque nadie les regaló el pasaje, los que trabajaron acá en el audio, en el Grafitti, la Asociación Down del Uruguay que vino con sus chicos y todas esas pequeñas cosas nos convencemos de que la propuesta valió la pena y nos olvidamos de la lluvia, de lo que no se pudo hacer, los que no pudieron venir a pesar de haber trabajado mucho también para hacerlo”.

Huelgan los comentarios, simplemente felicitar a todos los que organizaron, acá y allá, los que aportaron y agradecerles por demoler prejuicios, derribar obstáculos y darle al conjunto de la sociedad un digno ejemplo de que todo puede lograrse.

Por Jorge Gambetta








Periódico La Semana - ® 2001-2017 - Libertad, dpto. de San José, Uruguay - Hosting/desarrollo info@crearte.net.uy